¿CUÁL ES LA DOSIS CORRECTA DE CBD?

Publicado por: Doctor Cogollo En: BLOG GENERAL El: sábado, 8 junio de 2019 Comentarios: 0 Vistas: 273

A medida que la investigación sobre los cannabinoides avanza, se hace más evidente que estos pueden ser muy útiles para tratar diferentes enfermedades.
La dosis es un factor esencial para que el CBD sea efectivo. Según la dolencia y la fisiología del paciente, esta dosis puede variar.
Tanto si ya has consumido CBD, o si es una sustancia nueva para ti, la pregunta más frecuente es: ¿Cuál es la dosis correcta?

DOSIS Y TOXICIDAD DEL CBD

¿Existe una dosis establecida de CBD? La respuesta es No. A pesar de que la FDA (Food and Drug Administration) ha aprobado el CBD como suplemento alimenticio, no se ha establecido aún una dosis. Sí que se han realizado estudios sobre la toxicidad de esta sustancia, que concluyen que nuestro organismo tolera bien este cannabinoide incluso en dosis muy altas y que los efectos secundarios son leves. Un estudio concluyó que el cuerpo humano tolera bien el consumo a largo plazo de dosis elevadas (1,500 mg/al día).

Debido a que no existe una dosis oficial para el consumo de CBD, los pacientes y usuarios recreacionales se encuentran a ciegas a la hora de calcular cuánto deben consumir y normalmente se guían por las recomendaciones del fabricante o por los consejos de amigos y conocidos. En este artículo te explicamos los diferentes factores que influyen a la hora de calcular cuál es la mejor dosis de CBD para cada caso.

Resultado de imagen de CBD

¿CÓMO INTERACTÚA EL CBD EN NUESTRO ORGANISMO?

El CBD es uno de los cannabinoides más abudantes en la composición de la marihuana. De hecho, es el segundo compuesto principal después del THC. Este cannabinoide produce ciertos efectos en nuestro sistema a través de su interacción con los receptores del sistema endocannabinoide. El efecto psicoactivo del THC, es decir, lo que entendemos como "el colocón de la marihuana", viene dado justamente porque el THC se une a los receptores CB1 situados mayoritariamente en el sistema nerviosos y los activa. El CBD, en cambio, interactúa también con estos receptores pero de una forma distina, no los activa, de hecho, se interpone en la interacción de otros compuestos (como por ejemplo el THC), con ellos. Es por ello que las variedades ricas en CBD con ratios 1:1 o 1:2 (THC/CBD), producen un efecto más moderado que aquellas genéticas con altos niveles de THC sin apenas CBD.

A parte de su interacción con los receptores CB1 del sistema nervioso, el CBD o cannabidiol también actúa activando otros receptores de nuestro cuerpo como los CB2 que se encuentran principalmente en las células del sistema inmunológico y sus estructuras asociadas. Es por ello que el CBD estimula la respuesta antiinflamatoria.

¿ES MEJOR ADMINISTRAR CBD DE FORMA AISLADA O EN CONJUNTO CON THC?

Depende de la enfermedad que se quiera tratar. Para aliviar el dolor, por ejemplo, sería recomendable combinar ambos cannabinoides pues producen el mismo efecto analgésico y antiinflamatorio, aunque lo hacen a través de mecanismos diferentes. En cambio, para reducir la ansiedad, se recomienda utilizar únicamente el CBD ya que es un efectivo ansiolítico mientras que el THC sería contraproducente.

¿CÓMO SABER QUÉ RATIO ES EL MEJOR PARA CADA PACIENTE?

Hoy por hoy, la investigación sobre las propiedades medicinales de los cannabinoides no está lo suficientemente avanzada como para definir un protocolo de uso y dosaje para cada enfermedad o paciente. Basándonos en la enfermerdad que se quiera tratar, se puede establecer una dosis orientativa y, a partir de ahí, se le debería hacer un seguimiento al paciente para ajustar la cantidad administrada. En realidad, la medicina convencional funciona así en cierto modo, pues cada organismo es diferente.

¿CÓMO AVERIGUAR CUÁL ES LA DOSIS MÁS ADECUADA?

¿Se trata de hacer prueba-error? En cierto modo sí. Si quieres consumir CBD para el tratamiento de una enfermedad, te recomendamos que hagas los siguientes pasos:

Acude siempre que sea posible a un profesional de la medicina que pueda darte una dosis orientativa. Como hemos explicado en otros artículos, hay que tener en cuenta que el CBD no es una sustancia inocua, aunque son leves, tiene efectos secundarios, y también hay que tener en cuenta su interacción con otros medicamentos.
Una vez calculada la dosis orientativa comienza poco a poco, consumiendo un poco menos de la cantidad preestablecida. Aumenta la dosis paulatinamente observando la reacción de tu cuerpo hasta encontrar el punto óptimo.

¿QUÉ FACTORES HAY QUE TENER EN CUENTA A LA HORA DE CALCULAR LA DOSIS DE CBD?

1. Peso: si pierdes o ganas volumen, deberías tenerlo en cuenta y ajustar la cantidad de CBD que consumes para que el efecto sea el mismo.
2. Metabolismo: normalmente el metabolismo de una persona no cambia de la noche a la mañana, pero un cambio de estilo de vida sí puede afectar drásticamente al efecto que ejerce una sustancia sobre nuestro organismo. Por ejemplo, si llevamos una vida muy sedentaria y de repente comenzamos a hacer deporte, esto sería un elemento a tener en cuenta para ajustar la dosis de CBD. También ten en cuenta que cada metabolismo es diferente, no te fijes en la cantidad que le funciona a otra persona, pues puede no ser la adecuada para ti.
3. La enfermedad a tratar y la gravedad de esta: como hemos mencionado más arriba, depende de la dolencia a tratar se necesitará una dosis diferente de CBD así como también puede ser que este sea más o menos efectivo si se administra junto con otros cannabinoides o medicamentos. Ten en cuenta también el estadio de la enfermedad en el que te encuentras.
4. Tu tolerancia al CBD: nadie mejor que tú puede saber cómo te sienta el consumo de CBD. En algunos ensayos clínicos, los pacientes han reportado diferentes efectos secundarios con la misma dosis de cannabidiol. Te recomendamos estar atento a las señales que tu cuerpo te envía.
5. La concentración de CBD: no todos los productos contienen la misma concentración de cannabidiol, lee atentamente la etiqueta del producto para poder calcular qué cantidad estás consumiendo.
6. El método de consumo: según la vía de administración, el CBD aumenta o disminuye su biodisponibilidad, esto es, la cantidad que finalmente llega a los receptores del sistema endocannabinoide. Por tanto, dependiendo del método que utilices para consumirlo, lograrás un menor o mayor efecto. Si no sabes cuál es la efectividad final de la vía de consumo que estás utilizando, dificilmente podrás calcular cuál es la dosis correcta para ti.

Puede parecer complicado, pero no te asustes, a continuación te detallamos cuáles son las diferentes opciones:

Vaporización: con este método puedes utilizar CBD líquido para los cigarros electrónicos o los cartuchos de CBD. Los dos métodos son muy fáciles de usar. El cannabidiol tiene una biodisponibilidad del 40% por vía inhalada, sus efectos comienzan a sentirse a los pocos segundos y se completan a la media hora del consumo. Por tanto, si vaporizas CBD, debes tener en cuenta que tu cuerpo absorverá el 40% de la cantidad indicada en el cartucho o e-liquid, y que es una de las formas más inmediatas de obtener los beneficios de este cannabinoide.

Ingestión: el consumo de CBD a través del aparato gastrointestinal tiene una gran desventaja y es que reduce la absorción a un 6% y además no ofrece estabilidad, pues la biodisponibilidad varía bastante según los alimentos que se consuman y según las características fisiológicas del paciente. Por otro lado, hay personas que prefieren este método porque les resulta más fácil calcular la dosis ya que con las cápsulas no hay que hacer cálculos aproximados como con los cartuchos y tinturas, pues sabremos de antemano qué cantidad exacta de CBD contienen.

Sublingual: usar aerosoles o tinturas puede ser una de las formas más sencillas y efectivas de consumir CBD. El método es fácil, basta con llenar un gotero con la tintura de CBD, vaciarla debajo de la lengua y esperar de 30 a 90 segundos antes de tragar el líquido. De esta forma el CBD va a parar al torrente sanguíneo directamente sin pasar por los pulmones o el hígado, aumentando así su absorción. A través de esta vía se alcanza el máximo efecto en tan solo 5 o 10 minutos.

QUIZÁ DEBAS CORREGIR LA DOSIS CON EL PASO DEL TIEMPO

Una vez encuentres el ratio THC/CBD o simplemente la dosis de CBD aislado que te funciona mejor, debes tener en cuenta que esto no significa que será para siempre. El cuerpo cambia con el paso del tiempo, incluyendo nuestro sistema endocannabinoide y la densidad de los receptores de este. Por este motivo, es muy provable que en un uso crónico de CBD haya que recalcular la dosis transcurrido un tiempo.

EL CBD ES BIFÁSICO

Otro factor a tener en cuenta es el carácter bifásico de los cannabinoides, y en este caso, del CBD. Esto significa que este compuesto en cantidades diferentes puede producir efectos opuestos. Por eso, sobretodo si estamos hablando de utilizarlo para el tratmiento de una enfermedad, es tan importante calcular la dosis correctamente.

EL CBD SE UNE CON DIFERENTES RECEPTORES

El carácter bifásico del CBD se produce porque este compuesto puede interactuar con diferentes sistemas de receptores de nuestro organismo. En una dosis baja, puede suceder que el CBD solamente se una con los receptores con los que tiene más afinidad, que serían aquellos que activan ciertos mecanismos que producen el efecto que esperamos. Sin embargo, si consumimos una cantidad superior, estos receptores se saturan y la cantidad de CBD sobrante se uniría a receptores de otros sistemas, activando otros mecanismos que producirían distintos efectos. Es por ello que es tan importante calcular la dosis adecuada para asegurarnos de conseguir solamente la reacción que buscamos.

Comentarios

Deja tu comentario